PSOE DIGNIFICA A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO EN ÉCIJA

foto día 1 noviembre

Al mediodía de ayer, 1 de noviembre, festividad de todos los Santos, tuvo lugar en el Cementerio Municipal del Valle de Écija un emotivo acto de homenaje a los represaliados por el franquismo. Los nombres completos de doscientas once personas asesinadas por la barbarie fascista, ocultos durante más de ochenta años, vieron por fin la luz y se hicieron públicos. Todos y cada uno de ellos aparecen grabados, ordenados por orden alfabético, en distintas placas colocadas en tres de los cuatro costados del mausoleo que se levanta sobre la fosa común en la que yacen sus restos, mientras que en el frontal del monumento se descubrió una inscripción que apela a la dignidad y a la justicia, a que nunca más caigan en el olvido esas personas ni la sinrazón y el fanatismo que acabaron con sus vidas, simplemente por defender los valores de la libertad y la igualdad.

El acto, en una mañana soleada e incluso calurosa a esa hora del día, contó con la presencia del gobierno local al completo, así como con la de numerosos familiares de las víctimas, muchos de ellos llegados desde fuera de nuestra ciudad, desde distintos puntos de España. Con gran entereza, con una emoción contenida, sólo rota por las lágrimas entrecortadas y por los aplausos, los presentes asistieron a las intervenciones de quienes fueron tomando la palabra a lo largo del acto. Hablaron modo representantes de las tres formaciones políticas que, históricamente, desde que el mausoleo se erigiera en los años 80 en tiempos de la primera Corporación Municipal democrática, han venido dándose cita cada 1 de noviembre en el camposanto ecijano para honrar la memoria de estas personas: Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía, Partido Andalucista y Partido Socialista Obrero Español de Andalucía. Los portavoces de IULV-CA, David Delis, y de PA, Mónica Bascón, intervinieron por sus respectivos partidos, mientras que por el PSOE-A tomó la palabra Fernando Martínez, miembro de la ejecutiva local socialista. Asistieron asimismo al acto concejales y militantes de otras formaciones con representación en el pleno municipal, como Podemos y Fuerza Ecijana, y el coordinador de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Melero Vargas. No asistió, sin embargo, nadie en nombre del Partido Popular.

Por parte de los familiares tomó la palabra Tomás Clemente, nieto de uno de los asesinados. Fue quizá sus intervención la más aplaudida de la mañana, por motivos que no hay que explicar.

Todos los discursos pusieron el acento en la naturaleza restitutiva, dignificante, del acto. Un acto que no va en contra de nadie, que va “a favor de”, “a favor de la memoria de dichas personas, de su buen nombre y su honor”, manifestó Martínez. El ex portavoz municipal del PSOE recordó el hecho a veces olvidado de que tras la guerra no llegó la paz sino la victoria, “un concepto sustancial y cualitativamente distinto” en palabras del veterano socialista, en cuyo origen está la brutal acción represora desarrollada por el régimen totalitario una vez terminada la contienda -que por otra parte, en Écija duró propiamente como tal muy poco tiempo-.

Por su parte, el alcalde de Écija, David García Ostos, cerró el acto con una intervención muy sentida, emocionada, desprovista de papeles y de guión escrito. “Hablo desde el corazón”, dijo enfáticamente el regidor ecijano, que en un día tan especial como el de ayer quiso apartarse de su costumbre de leer los discursos institucionales. Recordó cómo él mismo viene participando en la visita al cementerio del 1 de noviembre desde hace más de veinticinco años, cuando aún era militante de las Juventudes Socialistas de Écija. Hizo hincapié en que actos como el de ayer no pretenden reabrir ninguna herida, simplemente se trata de restituir la dignidad de las personas. “Hemos venido a honrar a nuestros muertos”, afirmó con solemnidad García Ostos. Personas cuyo único crimen fue defender la legalidad de un régimen democrático, unos valores cívicos y democráticos. Narró además una entrañable anécdota, la de un veterano militante ya fallecido, Francisco Santos Cabrera, al que todos conocían como “El Litri”, que cada vez que le contaba cómo mataron a su hermano, una de las personas allí enterradas, terminaba llorando. “Mil veces que me lo contó, mil veces que lloró”, expresó con mucha emoción el alcalde astigitano.

La iniciativa, promovida por el gobierno local que preside García Ostos, ha estado coordinada por el 1er teniente de alcalde, José Antonio Rodríguez López, aunque en el plano científico, sus auténticas artífices han sido las hermanas Carmen y Ángeles Jiménez Aguilera, cuyo intenso trabajo de investigación ha culminado con la recopilación de los nombres de las doscientas once personas que reposan en esa zona del cementerio. Ausente por un contratiempo de última hora la historiadora y memorialista Carmen, fue su hermana Mari Ángeles quien tomó la palabra para hacer un breve repaso acerca de cómo se han desarrollado sus trabajos.

Un día importante para nuestra democracia. Un día importante para Écija. Pero sobre todo un día importante para los familiares de esas víctimas, demasiado tiempo ignoradas por las instituciones.