EL RIESGO DE INUNDACIONES ES UNA “CUESTIÓN DE CIUDAD” Y NO PARTIDISTA COMO PRETENDE SILVIA HEREDIA

crecida río

El pasado martes, Silvia Heredia, concejala del ayuntamiento de Écija, hizo unas declaraciones a los medios de comunicación explicando que se “ofrecía” para servir como vía comunicativa entre el gobierno local y el central y poder “negociar” las soluciones ante este evidente problema. Pero las declaraciones de Heredia tenían un objetivo más partidista que de ayuda al ciudadano y a la localidad, puesto que en ningún momento, hizo alarde de su “buena” voluntad el lunes, cuando se reunió la corporación municipal para hacer frente a este problema.

Heredia ha aprovechado esta situación para “lucrarse” políticamente, mientras está en juego la seguridad de los ecijanos, puesto que la problemática de la presa de San Calixto está vigente desde hace más de 20 años. A pesar de que el gobierno central, en su momento, prometió realizar una inversión para arreglar la situación, a día de hoy la presa sigue intacta, lo que provoca riesgos en la localidad, cuando se dan fuertes lluvias y temporales.

Heredia, que también es diputada, pretende beneficiarse de esta situación y dar un giro para posicionar al PP ecijano y desacreditar al grupo municipal socialista de la localidad. Desde la agrupación, se han denominado las declaraciones de la edil popular de “partidistas” y “desafortunadas”, puesto que el arreglo de la presa de San Calixto no es cuestión de PSOE o PP, sino de ciudad, por lo que es “inadmisible” que se haya entrado en temas políticos teniendo en cuenta la seguridad de los ecijanos.

El riesgo de inundaciones que se produjo el pasado domingo en Écija, hizo que saltaran todas las alarmas y se declarara un estado de pre-emergencia, al rozar la cota del río casi los 7 metros. Ante esta situación, el gobierno local llevó a cabo una serie de actuaciones para garantizar la seguridad de los ciudadanos, principalmente los de la Isla del Vicario.

En la última legislatura socialista se llevaron a cabo actuaciones en el arroyo Argamasilla, al igual que el gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, realizó las obras de la corta del río. Aunque la problemática de la presa sigue presente, el gobierno central no ha incluido estas actuaciones en los Presupuestos Generales del Estado.